fbpx

El hombre máquina

Uno de los fenómenos más básicos que estudia la Psicología Gnóstica es el comportamiento excesivamente técnico, programado y mecánico del hombre contemporáneo. A menudo se dice que el hombre es el señor de la naturaleza. Y, de hecho, su mayor rasgo distintivo, su intelecto, fue capaz de hacer grandes prodigios tecnológicos. Por ejemplo, permite que una persona se conecte a cualquier parte del mundo a través de la interfaz de su teléfono celular. Fue capaz de crear naves espaciales, satélites, drones, automóviles automáticos, robots impulsados por inteligencia artificial, etc. Sin embargo, se ignora a sí mismo. Ignora  que es una máquina de mucha mayor complejidad que cualquier máquina que él haya inventado. Por eso, se dice que el hombre aún no es hombre, sino un animal intelectual, un hombre máquina.

Cuando nos dirigimos al terreno práctico de lo auto observable, descubrimos que esto se comprueba en un comportamiento reactivo automático y marcado por una cierta inconsciencia. Especialmente en los pensamientos, emociones y acciones. En otras palabras, podríamos decir que este pensar, sentir y actuar como “queremos”, como deseamos, en realidad no es tan libre como normalmente suponemos. Porque, nuestros deseos, nuestros proyectos, nuestros planes, nuestras opiniones, nuestros conceptos se ejecutan en nuestra intimidad como software, algoritmos o aplicaciones. Todo ello instalado en esta máquina humana cuyo funcionamiento ignoramos.

Este programa corresponde a las múltiples experiencias que nos ha brindado la vida, y que resultaron en la formación de nuestro carácter y nuestra personalidad: familiares, escolares, religiosas, políticas, económicas, sexuales, sociales, culturales, etc. Esto programa al hombre-máquina. Como resultado, vivimos una vida que sigue los profundos dictados de este mecanismo.

La mecánica de la vida

La vida es una repetición diaria incesante. La sucesión de hechos entre el momento de despertar y el momento de irse a dormir se repite a veces como un reloj: despertarse, vestirse, comer, lavarse los dientes, conducir, tomar el autobús, trabajar, estudiar, tomar café, hablar, volver a comer, desear, comprar, quejarse, pelear, mentir, volver a comer, dormir, etc. 

Una persona puede no darse cuenta de que el tren de su vida sigue siempre las mismas vías. Y que, día a día, mes a mes, año a año, sigue repitiendo escenas: algunas dramáticas, otras cómicas y algunas hasta trágicas. Sufre de esta condición teatral, novelística, pero ni siquiera sospecha que este sea el resultado lógico de lo que él mismo hace y de lo que lleva en su interior. Y si no se conoce a sí mismo, nunca podrá cambiar esta imagen y dirigir su vida conscientemente.

El Animal Intelectual es una máquina, pero una máquina muy especial; Si esta máquina llega a entender que es una máquina, si se conduce y si las circunstancias lo permiten, puede dejar de ser una máquina para convertirse en un Hombre . V.M. Samael.

Buscando una vida más conscienteBuscando una vida más consciente

¿Cómo transformar nuestra vida? ¿Cómo dejar de ser máquinas? El primer paso es reconocer que somos máquinas. Sin embargo, no nos referimos a la actitud intelectual de creer, afirmar y argumentar que somos hombres-máquina. Sino que necesitamos cambiar de perspectiva y salir de nuestra forma habitual de pensar. Es decir, necesitamos activar la facultad cognitiva de la conciencia. En una palabra, despertar, para percibir directamente la cruda realidad de nuestra inconsciencia, del comportamiento mecánico automático que caracteriza nuestra forma de vivir. Darse cuenta de que una vida rutinaria no examinada conlleva un sabor monótono, aburrido e insoportable. Entonces, entendemos que somos máquinas. Para ello, es necesario aplicar las técnicas del autoconocimiento como la observación de sí mismo.

Para comenzar este maravilloso camino hacia tu interior y aprender todas estas técnicas te invitamos a nuestros cursos gratuitos de autoconocimiento online y presenciales.

7 abril, 2022
El hombre máquina

El hombre máquina

El hombre máquina es el resultado de una vida mecánica, repetitiva y automática. Activando la conciencia podemos transformar esta realidad.
Donación