fbpx

La Meditación

El mundo frenético en que vivimos, ha hecho que el hombre se olvide de sí mismo. Por ello busca fuera lo que sólo puede hallar en su interior, la paz, la felicidad, el equilibrio. Y la meditación es la ciencia que puede llevarlo a encontrar esa armonía.

El vacío interior

La Meditación es la clave para  encontrar la Paz, la Armonía, el Equilibrio. Pero estas palabras, aunque todavía no hayan caído en el olvido, parecen haber perdido significado en la sociedad actual. Sin embargo, el estrés, la depresión, la ansiedad, la frustración sí son grandes realidades del caótico día a día de nuestras vidas. Y todas esas palabras son síntomas de una misma enfermedad: el Vacío interior.

El Vacío Interior

 

Querido lector, tómese un instante para ver dentro de sí mismo y responda sinceramente: ¿ha sentido un vacío en su interior?

El tiempo pasa con rapidez y nosotros siempre buscamos, frenéticamente, anestesiarnos con una u otra emoción pasajera. Esas son las emociones que nos trae un auto nuevo, un ascenso en el trabajo, un viaje, un programa favorito, etc. Pero, después de todo eso, constantemente vuelve la misma sensación de vacío… ¿Por qué?

Esto ocurre porque el hombre se olvidó de sí mismo, de manera tan profunda, que terminó buscando afuera lo que sólo puede encontrar dentro de sí. Por eso, pareciera que la Felicidad auténtica se nos ha escapado.

La meditación como una clave para la felicidad

Conocernos, explorarnos, reencontrarnos y reconectarnos con nosotros mismos, son claves para enfrentar esas enfermedades del día a día. Y el remedio para lograrlo se llama Meditación, cuyo significado propiamente dicho es “mirar hacia el centro”, “mirar para dentro de sí”.

Aunque la palabra Meditación nos remite de inmediato al Oriente, existen datos históricos que ayudan a comprobar que ella es tan antigua como la humanidad y que se desarrolló en varias culturas, por ejemplo: mayas, aztecas, incas, egipcios, hebreos, entre otros. En la India es la Diana, cuya práctica intensa lleva al Shamadí (éxtasis). En la China se la conoce como Ch’anna, y en el Japón, Ch’an (Zen).

Un Estado de Conciencia

Más que una técnica, como muchos podrían pensar, la Meditación es un “estado” de consciencia. Ella implica un “estado” de mente pasiva, abierta, receptiva, y de conciencia activa.

Para comprender esto debemos observar nuestra mente. De esta forma percibiremos que estamos continuamente pensando, ya sea en el pasado (memorias) o en el futuro (deseos, expectativas). Con respecto a ello, en la Meditación el objetivo es agotar el proceso del pensamiento, para llegar a un estado de “no pensar”. Luego, manteniendo la atención fija en un punto (concentración) lograremos un silencio mental muy especial, con el cual se puede vivenciar el momento presente.

Si está comiendo, coma. Si se está vistiendo, vístase; si está caminando por la calle, camine, camine, camine; pero no piense en otra cosa, solo haga lo que está haciendo, no se escape de lo que está haciendo, no se escape de los hechos, ni los llene de tantos significados, símbolos, sermones y advertencias. Vívalos, sin alegorías; vívalos con una mente receptiva de instante en instante .

Samael Aun Weor; “Revolución de la Dialéctica

La práctica de la Meditación

La Meditación es un “estado” de consciencia. Por eso, el estado continuo de “ahora” es su objetivo. Y para alcanzar ese estado existen incontables técnicas: algunas combinadas con el movimiento, como en el Yoga o el Tai Chi Chuang; otras son en reposo. También se utilizan técnicas con mantrams, oraciones o música. Y otras solo se bastan con las funciones biológicas como foco de concentración, como la respiración o los latidos del corazón, por ejemplo. Sin embargo, todas ellas tienen puntos en común, pasos, que debemos seguir para alcanzar nuestra meta.

Los pasos son: relajación, mente quieta, concentración, meditación, éxtasis. En la India se los llama: asana, pratyra, dharana, dyana y shamadí, respectivamente.

“Es necesario colocar el cuerpo en la posición más cómoda (Asana); es indispensable poner la mente en blanco antes de la concentración (Pratyara); es urgente saber fijar la mente en una única cosa (Dharana); así llegamos al éxtasis (Shamadí). Esta disciplina esotérica de la mente debe empapar por completo nuestra vida cotidiana”.

Samael Aun Weor.

La Meditación y el bienestar físico

 

Los beneficios potenciales de la meditación son muchos. Actualmente, se la utiliza mucho en el área de la salud, con el objetivo de ayudar a los pacientes a mejorar los estados de ánimo, la ansiedad y la depresión. También se utiliza para fortalecer las funciones inmunológicas, la presión arterial, disminuir las crisis epilépticas, mejorar la capacidad de tolerancia al dolor crónico, reducir el consumo de medicamentos, entre otros beneficios. (Datos del Centro Norteamericano de Medicina Complementaria y Alternativa – NCCAM, 2006).

Como consecuencia de estos descubrimientos la práctica de la Meditación atrajo el interés de los científicos en esta época. Principalmente por los avances en medicina, que brindan una mejor comprensión de los mecanismos neurobiológicos que la involucran (Kozasa, 2007).

Además, con el avance de la tecnología, las técnicas de imágenes neuronales han permitido a los científicos visualizar con claridad qué, cómo y con qué intensidad cambia el cerebro durante un estado de meditación. Lo cual acarrea alteraciones en todo el organismo (Angelotti, 2007). De esta manera se demuestra que la meditación, aunque sea una técnica simple, tiene la fuerza suficiente como para impulsar alteraciones en la actividad neurológica.

Por otro lado, algunas investigaciones demuestran que la meditación actúa en el sistema nervioso autónomo, conduciendo a un estado de relajación profunda; reduciendo los niveles de la hormona cortisol, fomentando el bienestar físico y mental (Deshmukh, 2006); (Pace, 2009).

Noticias sobre Meditación

La Meditación en el ámbito de la Ciencia y de la Mística

Con la creciente popularidad de la meditación en el ambiente hospitalario, debido a sus beneficios médicos y psicológicos y, en razón de los excelentes resultados obtenidos en los pacientes, hoy en día crece significativamente el interés por aplicarla en forma laica, en otros sectores. Por ejemplo, en el contexto escolar, maximizando el potencial de aprendizaje, perfeccionando las capacidades individuales y mejorando las relaciones sociales de los alumnos, ya sean niños, adolescentes o adultos. Además, algunos estudios comprueban el aumento considerable en los niveles de aprendizaje y, posteriormente, de las notas de los estudiantes, después de haber meditado en el contexto educacional (Greenberg y Harris, 2011).

No obstante, a pesar de ser una ciencia, la meditación también tiene su aspecto místico y religioso, pues contacta al Ser Humano con su realidad profunda, nos hace reencontrar con una parte eterna de nosotros mismos. Esa parte que siempre fue y siempre será, que no es otra sino Dios, que siempre estuvo allí, pero olvidado, oculto por el velo de nuestros pensamientos y emociones desequilibradas. Por eso, los místicos de todas las religiones han practicado la meditación, y ese profundo éxtasis es la Gnosis misma, o el conocimiento directo de la Divinidad dentro de si mismo.

Como hemos visto, los beneficios son infinitos, por eso, este es el momento de conocernos, reencontrarnos, reconectarnos con nuestra realidad más profunda, como una panacea universal para reequilibrarnos y completar ese vacío perpetuo con una rica vida interior, que nos llenará de alegría, armonía y paz.

Conoce más sobre estos temas en nuestros cursos de auto conocimiento on line. 

8 mayo, 2020
El auge de la meditación

La Meditación

El mundo frenético en que vivimos, ha hecho que el hombre se olvide de sí mismo y busque fuera lo que sólo puede hallar en su interior, la paz, la felicidad, el equilibrio. La meditación es la ciencia que puede llevarlo a encontrar esa armonía y ese bienestar.
Donación