fbpx
El auge de la meditación
La Meditación
8 mayo, 2020
Investigaciones sobre la meditación
Investigaciones científicas sobre la Meditación
14 mayo, 2020
Meditar es un camino hacia la luz

Meditar es un camino hacia la luz

¿Qué es la meditación? ¿Para qué sirve? ¿Por qué queremos aprender tal práctica? ¿Qué buscamos con ella? ¿A dónde queremos ir cuando meditamos? ¿A qué estado de conciencia apuntamos cuando meditamos? Aquí descubriremos por qué meditar es un camino hacia la luz.

Cerremos los ojos y reflexionemos sobre cada pregunta. En el hermoso libro Rosa Ígnea, de Samael Aun Weor, el maestro es claro sobre el dominio propio y cómo la meditación nos ayuda en este proceso. “Tienes que adquirir el control total de ti mismo” concluye.

Meditar es no pensar. Es dejar el intelecto de lado y buscar el silencio. En este silencio nos encontramos con nuestra alma, nos unimos con nuestro Ser interno. Nos encontramos con lo que realmente somos, sin conceptos, sin distorsiones y distracciones de la mente. Es por eso que meditar es un camino hacia la luz, hacia nuestro Ser.

La Mente y la personalidad, nos hacen tener una percepción distorsionada de nosotros mismos. Y aquí es donde nos autoengañamos pensando que esa ilusión es la realidad Esto nos hace víctimas de los sistemas, los cuales se convierten en un velo que nos aleja cada vez más de nuestra realidad interior y de ver como ella es. El intelecto inferior nos hace ver el mundo y a nosotros mismos de una manera que no somos realmente. Pensamos muchas cosas sobre nosotros mismos, a menudo pensamos que somos mejores o peores, sabios o ignorantes. Siempre caemos en un dualismo eterno,donde tesis y antítesis siempre entran en combate. La meditación es una forma de trascender ese estado mental dualista, y hacernos experimentar el Samadhi, un estado de conciencia que nos permite sentir lo real e intuir la verdad detrás de cada misterio.

Los beneficios de la meditación

La meditación nos trae innumerables beneficios. Nos trae el sentimiento de plenitud, de unión con Dios, de paz interior, de felicidad. Como el Venerable Maestro Samael Aun Weor enfatiza en el mismo trabajo mencionado anteriormente: “La meditación es la disciplina esotérica de los gnósticos.”

La meditación también nos da una mejor comprensión de todo lo que nos rodea. Una vez más, este Maestro nos guía con su sabiduría sobre el tema: “Un maestro del Samadhi entra en todos los planos de conciencia. Con el Ojo de Dagma, busca todos los secretos de la Sabiduría del fuego.” Además, la meditación nos ayuda a desarrollar una mayor sensibilidad hacia la vida, haciendo que nuestros corazones sean más sensibles y más intuitivos. Tenemos sueños más claros y más lúcidos, así como un mayor control sobre nuestros estados mentales y emocionales.

Solo con la práctica diaria e incansable, día tras día podemos ver los beneficios de la meditación. Mantenerse en el campo de las teorías, leer innumerables libros sobre meditación no nos llevará a ninguna parte. Solo tendremos información. Lo que nos lleva a experimentar y a tener comprobaciones efectivas sobre nuestro cuerpo y mente es la PRÁCTICA.

¿Pero cómo meditar?

La meditación es un “estado de conciencia”. Para lograr esto, podemos usar varias técnicas o prácticas. Algunas con la ayuda de mantras o canciones, pero todas las técnicas de meditación se resumen en etapas fundamentales, que debemos lograr para tener éxito en esta ciencia y son los siguientes:

Asana para la meditación

Asana

Postura del cuerpo físico. Existen diferentes posturas para el ejercicio de la meditación, por ejemplo:

● Posición de estrella de cinco puntas (recostado con brazos y piernas abiertos).

● Posición de hombre muerto (acostado en decúbito dorsal con los talones juntos y las manos a lo largo del cuerpo o sobre la cintura).

● Postura de loto (sentado con las piernas cruzadas una sobre la otra).

● Postura de semiloto (sentado con las piernas cruzadas).

● Postura Siddhasana o postura perfecta (que consiste en cerrar el pulgar con el índice en un círculo magnético, apoyando el dorso de la mano sobre la rodilla).

● Postura de Vajrasana o postura de diamante (tal como se sientan los incas y los japoneses, con las manos apoyadas sobre los muslos y el tronco del cuerpo apoyado sobre los talones).

● Postura egipcia, la más simple para los occidentales (sentados en una silla o sillón cómodos, formando ángulos rectos de 90º en las rodillas y los codos, y las manos apoyadas en las piernas).

Lo importante, independientemente de cualquier Asana; o postura que se adopte, es mantener la columna recta.

Pratyara

Poner la mente en blanco, abstracción de los sentidos. Retirar la mente de los sentidos para dar paso a la Conciencia. Mantén la atención fija en un punto, por ejemplo tu corazón, o simplemente siéntete en el instante, aquí y ahora. Y observa serenamente los pensamientos que pasan por la mente, sin identificarte con ellos (no dejar que ningún pensamiento nos llame la atención). Déjalos pasar como pájaros en el cielo mientras permanecemos con nuestra atención fija en el mismo punto. (Sugerencia: imagínate a ti mismo, siéntete como una gran roca o montaña, fija, inamovible, inmutable, eterna; mientras que los pensamientos son como pájaros, el viento, el tiempo, las edades, pasan, pero siempre permanecemos allí, inmóviles).

Entonces la mente se relaja y los pensamientos se van agotando gradualmente. Y comenzamos a percibir la impermanencia y la naturaleza dual de los pensamientos y pronto trascendemos esta lucha de opuestos.

Dharana

Concentración, lo que significa fijar la mente en un punto o cosa. Por ejemplo, en los latidos del corazón, en la respiración, en un mantra, en una canción, en alguna parte del cuerpo (las opciones más indicadas, por los resultados más rápidos, son el corazón y la pineal, en la parte superior y central de la cabeza).

Dyana

Meditación, lo que significa reflexionar sobre el contenido sustancial de la cosa en la que te estás enfocando. La reflexión es el uso de la “conciencia” o “atención” como una capacidad cognitiva, y no del “razonamiento” como estamos acostumbrados. Por lo tanto, para que esta reflexión sea perfecta, debe ocurrir en ausencia de pensamiento (de ahí los pasos anteriores). La meditación es unshamadí “Estado de Conciencia”, un “Estado” de “Mente Pasiva” y “Conciencia” o “Atención”. “Activa “. En este estado, la Conciencia tiene la capacidad de conocer o aprehender en cualquier dirección.

Samadhi

Es el éxtasis, un profundo estado de meditación. En tal estado, la Esencia escapa del Ego momentáneamente y la Conciencia se disuelve como una gota entre el Gran Océano de la Vida. Libérate y siéntete en uno con el objeto de concentración, o en niveles más profundos (porque hay niveles y niveles de Samadhi) con el Universo mismo y el Creador.

Para conocer más sobre este y otrso temas inscríbete en nuestros cursos de autoconocimiento libres y gratuitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donación